Paren el Ruido

Un intento por escuchar el susurro de la verdad detrás del ruido de la mentira y la fantasía

jueves, abril 28, 2005

Esa pequeña niña es mi jefa

John Kaminski escribe desde adentro de Estados Unidos:

[...]
Buscar la verdad es feo, atemorizante y peligroso - y la única opción que vale la pena.

4-26-05

Tal vez ya estoy lo suficientemente agazapado; instalado a salvo en mi camión con fugas; tras una barricada contra los violentos ataques que vendrán; insulado de las catástrofes planeadas que se ponen peores con cada nuevo ataque; preparado para la acribillada biológica que nuestros amos han agendado para nosotros para limpiar este irresponsable rebaño humano y hacer sus siniestras existencias incluso más prósperas; tan fortificado como puedo estar contra el colapso financiero inminente que está a punto de tragarnos, al menos para alguien que gana sus magras monedas lanzando imprudentes adjetivos contra todos estos crímenes sin fin contra la humanidad.

Después de todo, todavía no han venido por mí. ¿Pero vendrán la semana próxima?

Oh, soy tan prudente. He quitado la estampa magnética contra la guerra de mi cofre en ciertos estacionamientos rurales para que los conservadores provinciales no destruyan mi carro. Mmm, tanto coraje. Y sagacidad Y siempre los ojos como dardos del hombre peligrosamente suelto en un mundo extraño. ¿Quién diablos son todas estas personas, y por qué están prácticamente todas ellas profundamente dormidas?

Nunca había escuchado tanta plática como en los últimos años acerca de gente queriendo escapar de Estados Unidos de América, promotor de la guerra. Me llegan postales de Costa Rica, crípticos correos electrónicos de Tailandia, cartas acerca de qué lindo es Dinamarca o Portugal o Brasil, todas de gente que se ha liberado del furtivo sentido del pánico que todavía aprisiona a muchas personas con almas que de hecho sirven y que permanecen incómodas en su decadente Estados Unidos.

Una vez escribí que no debíamos huir a lugares en el extranjero, que los mejores de nosotros se debían quedar y pelear por lo que es verdaderamente nuestro. Pero quién puede culpar a aquéllos de nosotros que son intimidados por la extendida falta de apoyo de valores y acciones que son verdaderamente humanos. ¿Cómo va el marcador? ¿Unas seis personas en todo el Congreso que son aptas de decir la verdad acerca de lo que sea? Y ni un solo periódico.

No tener miedo es ser estúpido.

[...]

La gente (ellos otra vez) siempre me pregunta, "¿Cómo puedes leer todas esas horribles historias un día tras otro y no ser afectado por ellas; cómo puedes no cortarte las venas?" o algo por el estilo. Es una pregunta que normalmente no contesto.

Pero cuando lo intento, pienso en esa serie de fotos tomadas en un retén en Iraq en el que tropas de EU felices de jalar el gatillo disparan primero y hacen preguntas después, para después encontrar a seis niños aterrorizados y sangrando en el carro que anduvo hasta detenerse. Pienso en esa pequeña niña sangrando y gritando acerca de sus padres asesinados, y soldados de EU usando máscaras para esconder sus identidades del fotógrafo. Esa pequeña niña es mi jefa. Y la furia que siento hacia la gente que la puso en esa posición, les digo, es simplemente más de lo que quieren escuchar. ¿Por qué hago lo que hago, y cómo puedo soportar lo que tengo que mirar? Yo trabajo para esa pequeña niña, y si tú no lo haces también, entonces tienes un problema conmigo.

Porque si no trabajas para ella, quiere decir que eres cómplice de asesinato masivo (y como estadounidenses, todos lo somos), y eso quiere decir que voy a patear tu trasero seriamente si tengo la oportunidad, aunque como ya has adivinado correctamente para este momento, será solamente verbalmente y desde la distancia. [...]


Yo también he llorado por esa niña. Sus fotos y las de su familia las pueden ver en Signs of the Times y en la BBC. Pueden leer mi traducción del artículo que narra este atroz crimen aquí.

En cuanto al ambiente político y social que ha empeorado desde finales del 2001 en el mundo, pero principalmente en, y a causa de, Estados Unidos... ¡el que tenga oídos para oír, que oiga!

He aquí una muestra más del orwelliano futuro que nos espera a todos:

Detector de miedo
SDS asegura que su sistema de monitoreo puede leer la mente de un terrorista.
Gali Weinreb y Hanan Lifshitz
20 abr 05

Shabtai Shoval obtuvo su idea mientras miraba Vanilla Sky, una película acerca de un mundo futurista, donde es posible identificar criminales antes de que cometan crímenes, con base a sus intenciones. Shoval dejó el cine con una pregunta en su cabeza, ¿es posible crear tal sistema en la realidad de hoy y utilizando las herramientas de hoy? Después de consultar con amigos en la Agencia Israelí de Seguridad (ISA, antes conocida como Servicios de Seguridad General o GSS), la Policía Israelí, y la industria tecnológica, y con expertos en polígrafos, investigaciones, terrorismo y software, concluyó que era posible.

Esta fue la fundación de SDS, que ha comenzado a cooperar con la Autoridad de Seguridad del Transporte en EU (TSA) para construir un sistema para detectar sospechosos en aeropuertos de EU, incluso cuando no exista ninguna evidencia sólida de que están a punto de cometer un crimen - no explosivos, cuchillo, ni siquiera documentos falsificados.

"Los terroristas que atacaron el WTC entraron y dejaron EU docenas de veces con sus identidades reales", nota Shoval. "Nadie sospechó de ellos. Los $4 mil millones que los EU está invirtiendo en sistemas para detectar armas en aeropuertos no hubieran podido evitar su entrada".


Nadie sospechó de los terroristas del 11-S porque los agentes de la CIA y el Mossad son lo suficientemente astutos para salirse con la suya.


¿Cómo es posible detectar las intenciones de una persona, leer sus pensamientos, de hecho? El único método disponible que hace esto posible en cierta medida es el polígrafo, y muchos expertos están en desacuerdo acerca de su confiabilidad y aplicación. [...]

"SDS utiliza los principios del polígrafo, pero nuestro sistema no es, y no pretende ser, un polígrafo, por muchas razones", dijo Shoval. "La primera razón es que el polígrafo está diseñado para detectar una mentira. Pero un terrorista está entrenado para persuadirse de que no está mintiendo, y su concepto de una mentira no es siempre el mismo que el de la personas que conduce la prueba. Es una cuestión cultural. Nuestro sistema por lo tanto no trata de cachar una mentira, sino el miedo de ser cachado".

[...]

¿Sobre qué calibra SDS el miedo de ser cachado? Uno de los bienes críticos de la compañía es una colección de palabras en docenas de lenguajes que provocan una respuesta diferente en un sospechoso vinculado de algún modo con el mundo del terrorismo, comparado con la respuesta de una persona sin vínculo.

Shoval da el ejemplo de la palabra hebrea "tadrikh" (reunión informativa). "Una persona a punto de llevar a cabo un ataque terrorista normalmente tiene una reunión informativa. Una persona que no ha tenido una reunión informativa que debe ser escondida reaccionará apáticamente a esta palabra. Otro ejemplo es Semtex, un explosivo al que sólo poca gente tiene acceso".

"Nuestra ventaja, asumiendo que el sistema esté instalado en un gran aeropuerto de EU, es que estamos expuestos a miles de personas de cada cultura, que hablan cada lenguaje. Podemos construir un perfil de respuesta de un "pakistaní razonable" o un "iraní razonable" a una serie de palabras. El sistema examina constantemente y aprende las respuestas razonables." [...]


Ahora ya lo saben. Bajo los ojos del Gran Hermano, todos somos sospechosos de terrorismo, y si esta idea les da miedo, su miedo mismo será utilizado como confirmación de la sospecha.




0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home