Paren el Ruido

Un intento por escuchar el susurro de la verdad detrás del ruido de la mentira y la fantasía

miércoles, julio 26, 2006

Chiflados vs civiles

Desde que comenzó la invasión de Israel contra Líbano los chiflados promueven insensateces a paso redoblado. Primero fue Condi con sus "dolores de parto". Ahora sus amigos dicen que matar civiles está muy bien.

El miércoles, (Benjamín) Netanyahu, el ultra derechista amado por los neo-fascistas en el Partido Republicano, defendió la matanza de civiles ante Tucker Carlson de MSNBC. Al defender la línea de régimen sionista (y la línea de cada imperialista abusivo), las muertes de civiles son culpa de "terroristas", que insisten en mezclarse con la población en general. "Si tienes que eliminar un almacén de cohetes en un vecindario muy poblado, tienes que hacerlo", explicó Netanyahu, a lo cual Carlson añadió: "Es cierto."

Se sobreentiende que los civiles sacrificables y los "terroristas" que les dan refugio siempre son árabes; nunca judíos.

La ministra del exterior de Israel, Tzipi Livni, también añadió algunas burradas:

Pero en Gaza y Líbano, los civiles son inevitablemente lastimados cuando los militantes se esconden entre ellos. Y en Líbano, dijo (Livni), algunos de los muertos pueden ser civiles asociados con Hezbolá, asistiendo o almacenando cohetes.


Pueden ser. Ajá. Pero lo más probable es que no lo sean, dado que 45% de los muertos han sido NIÑOS y que una gran cantidad han sido cristianos. Y de los que son musulmanes, no todos simpatizan con Hezbolá. Y de los que simpatizan, no todos colaboran activamente. De modo que al final quizá dos o tres de los 300-400 civiles libaneses asesinados le haya dado algún tipo de ayuda a Hezbolá.

"Los terroristas usan a la población y viven entre ellos," dijo la Sra. Livni. "Es difícil hacer blanco como una cirugía. Desafortunadamante, los civiles a veces pagan el precio de darle refugio a los terroristas." Bajo presión o no, dijo, citando a la inteligencia israelí, muchos civiles en el sur de Líbano tienen Katyushas y otros cohetes abajo de sus camas.


¡Tengan miedo amiguitos! ¡La Sra. Livni nos informa que los terroristas se esconden con sus cohetes ABAJO DE LAS CAMAS! ¡Aaaaargh! ¿Y quién más está debajo de la cama? ¿Osama y Saddam? Más vale que hoy en la noche revise antes de apagar la luz.

Pero el premio a la chifladez se lo lleva el psicópata y profesor de Harvard Alan Dershowitz, quien en un artículo reciente no sólo defendió la indefendible idea de que está bien atacar a civiles porque "algunos ayudan a los terroristas" (cuestión que aparte de problemática es imposible de probar, especialmente si primero se dispara el misil y después se averigua quién es quién; ¡vean los resultados!), sino que además escupió estas palabras:

El ejército israelí le ha dado notificación muy bien publicada a los civiles para que dejen esas áreas del sur de Líbano que han sido convertidas en zonas de guerra. Quienes voluntariamente se queden se han vuelto cómplices.


¿O sea que uno se convierte automáticamente en terrorista si no deja su casa? ¡El asesino echando la culpa a la víctima porque no se quitó del camino de la bala! Pero no sólo eso. Dershowitz omite mencionar que el ejército israelí ha adoptado la costumbre de advertir a los pobladores que dejen la zona y después bombardear el convoy en el que huyen. O destruir los caminos y puentes que permitirían la huida, y después bombardear el área. Al más puro estilo del psicópata.

1 Comments:

  • At 4:54 p. m., Blogger Rober said…

    Que te puedo decir?? primero gracias por tu blog, por apoyar causas justas, algo que hoy en dia es muy escaso, debido a quienes dominan el mundo.... segundo, siempre van a justificar lo injustificable... lo peor es la actitud de aquellos que con su silencio o asentimiento pasan a ser complices.... Porque una cosa es ser sionista, que desde niño te enseñan a odiar a los arabes por ser descendientes de Ismael, y otra cosa es ser complice por simple alcahueteria y cobardia!

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home