Paren el Ruido

Un intento por escuchar el susurro de la verdad detrás del ruido de la mentira y la fantasía

martes, marzo 20, 2007

El Dr Malo

¡Advertencia! ¡Este post es tan terrorífico que no es recomendable para menores!

Así es, amigos. Si no tienen nervios de acero, mejor absténganse de contemplar la faz del más grande Genio del Mal de la historia. Con ustedes, el Dr. Malo. ¡Tengan miedo!



No se dejen engañar por esa cara de caido de la cama y ese cabello de almohadazo. ¡No! Se trata de Khalid Sheikh Mohammed, que según nos informan las buenas autoridades-nunca-mentirosas de E.U., CONFESÓ sus crímenes (a puerta cerrada y en Guantánamo, paraíso de la tortura, del cual se rumora que se puede hacer confesar a un elefante del crimen de ser conejo). ¿Cuáles crímenes cometió este señor? Bueno, pues... ¡TODOS! Más bien habría que preguntar: ¿cuáles NO cometió?

Nos dicen las siempre-honestas-autoridades:

“Fui responsable de la operación del 11/9 de la A a la Z", dijo Mohammed en la audiencia, realizada el sábado pasado.

¡Qué sorpresa! ¡Yo no sabía que el malévolo Khalid daba órdenes en el Mossad, el Pentágono y la CIA, que como todo mundo sabe y la evidencia muestra, fueron los verdaderos autores del 11/9! Y mira que ser responsable del 11/9 es ya bastante malo, pero encima de ello serlo "de la A a la Z" (¡!) - eso no tiene perdón de Dios.

Mohammed se declaró responsable de planificar, financiar y entrenar a terceros para realizar una serie de ataques, empezando por los explosivos colocados en 1993 en el Centro de Comercio Mundial y hasta el intento fallido de Richard Reid de derribar un avión en vuelo transatlántico mediante explosivos ocultos en sus zapatos.


Me informan mis fuentes que Khalid también se dijo responsable del calentamiento global, del ascenso de Hitler al poder y de haber vendido a Cristo por 30 monedas de plata. ¡Vaya pillo!

Mohammed dijo que fue responsable de planificar 29 ataques individuales, muchos de los cuales no fueron consumados.


Por falta de tiempo, sin duda. Estaba ocupado robando a los chicos del mundo que se portan mal y distribuyendo virus y spam por e-mail.

Sus declaraciones son parte de una transcripción de 26 páginas difundida por el Pentágono. Algunas de sus declaraciones estaban tachadas.


Entre las declaraciones tachadas estaban: "Sr interrogador, ya no me de electro-shocks", "¡Si digo eso no lo van a creer ni los fans de Fox News!" y "¡Ay! ¡Eso duele!".

Pero no se dejen engañar. Así de truculentos son los Amos del Crimen.

8 Comments:

  • At 10:39 p. m., Anonymous Anónimo said…

    1S: EL COMPLOT MÁS ESCANDALOSO DEL SIGLO XXI
    Por Guido J. Paul
    Watergate fue sólo el comienzo. George W. Bush capitalizó el apocalipsis del 11 de setiembre desatando un Armagedón de signo opuesto en Afganistán y lo hizo con un astucia que nadie le hubiera imaginado. Pero, pocos meses después, la desconfianza crece como una mancha de aceite. Cada vez más voces lo acusan de negligencia criminal y hay que decir que -por mucho menos- Richard Nixon salió por la ventana del Capitolio.

    “Cuando se elimina lo imposible, todo lo que queda, por muy improbable que sea, debe ser verdad.”
    Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes.
    ¿La Casa Blanca sabía lo que iba a pasar el 11 de setiembre de 2001 (de ahora en más, 11S) y bajó la guardia deliberadamente, como denunció semanas después de los atentados el activista Ralph Shoenman en la entrevista que le dio al periodista Naief Yehya, “El 11 de septiembre fue un trabajo interno”?
    Estos ataques ¿se hubieran podido evitar y “dejaron hacer” para justificar un golpe mortal contra las batallas anticapitalistas que se libran en los países más pobres del mundo? O, peor aún, ¿se trató de una operación alentada por las agencias de inteligencia estadounidenses, a su vez al servicio de las compañías trasnacionales dispuestas a todo con tal de proteger sus intereses geopolíticos en Oriente Medio? Las respuestas a estos interrogantes empezaron a mascullarse entrado junio de 2002, cuando el Congreso de los Estados Unidos reunió elementos de juicio suficientes como para debatir el papel de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) a propósito de los ataques contra las Torres Gemelas del World Trade Center y el Pentágono el 11S. Y comenzaron a ver la luz del sol trapos sucios capaces de espantar al más gallardo de los mortales.

    ¿NEGLIGENCIA O ENCUBRIMIENTO CRIMINAL?
    ¿Cuáles es la teoría que amenaza en convertir al 11S en la Gran Conspiración del nuevo siglo? ¿De qué acusan a la CIA, al FBI y por consiguiente al presidente de los EE.UU.? De haber estado informados sobre los ataques y no haber hecho nada para prevenirlos (negligencia simple). O de algo más grave aún: de esconder información vital debajo de la alfombra y cruzarse de brazos cediendo a presiones políticas, ya que los atentados devinieron en un cheque en blanco para lanzar una campaña bélica ejemplar que restañaría la flaca autoridad de George W. Bush (quien acababa de resultar electo en unos comicios cuya legitimidad había sido ampliamente cuestionada), restituyendo el liderazgo mundial de los Estados Unidos (negligencia intencional: complicidad, encubrimiento criminal).
    La segunda Teoría de la Conspiración es la más temible y aún difícil de suscribir: en la medida que los bárbaros ataques del 11S segaron la vida de miles de norteamericanos, cuesta horrores imaginar cabezas “inteligentes” (e infinitamente insensibles) pactando en las sombras la cruel y arbitraria muerte de posibles familiares, amigos y civiles inocentes. A menos que se subestimara la magnitud de la catástrofe. A menos que, en los mezquinos cálculos de los presuntos “estrategas del Mal”, prevalecieran intereses a largo plazo, es decir, intereses donde la abominación encuentra un atenuante, una justificación patriótica reivindicada en nombre de “valores superiores” a expensas de un duelo considerado coyuntural.
    PESADILLAS DE DISEÑO
    ¿Es posible tanta maldad? “A mí nunca me tocó sentarme en la mesa de los malos”, sentencia una frase que intenta enseñar que “los malos” jamás se presentan como tales. Por desgracia, el “mal” es un concepto relativo. En la oscura inteligencia que pergreñó los atentados del 11S no se hallará ninguna declaración manifiesta de intención criminal sino en tanto “bien” -considerado éste un “mal necesario”-. Todo tiene su precio para quienes creen ver “más allá de la Historia”: hasta las más tremendas tragedias humanas -máxime cuando sus móviles son confusos, existen chances de que permanezcan inexplicados o se puede dar buen uso de eventuales

    chivos expiatorios- a la larga acaban envueltas en las brumas del olvido.
    Porque las, por llamarlas de algún modo, pesadillas de diseño no son conjeturas conspirativas sino hechos históricos refrendados con documentos oficiales. Existió, por ejemplo, Pearl Harbor , el ataque en el cual miles de marinos norteamericanos murieron bajo las bombas de la aviación japonesa con la venia del presidente Franklin D. Roosevelt, quien la consintió para justificar la respuesta final contra Japón. O el telegrama del Emperador Hirohito , que el presidente Harry S. Truman adujo desconocer, justificando las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945.
    A partir de esto -nos, ciudadanos nacidos fuera de los Estados Unidos- también tenemos derecho a preguntarnos si el 11S era considerado “un mal necesario”, es decir, una “catástrofe conveniente” para los dueños del tablero de ajedrez global .

    ¿LOS MARCIANOS HABLAN INGLÉS?
    El 13 de septiembre del 2001 -apenas dos días después de los atentados-, el periodista Guillermo Almeyra escribió un artículo titulado “¿Los marcianos hablan inglés?”.
    “¿A quién beneficia esto?”, se preguntó. “El terror, la sensación de vulnerabilidad, la idea de ser blanco potencial en cualquier momento del día, refuerzan la exigencia de orden y el nacionalismo agresivo. O sea, sirven a la derecha conservadora y belicista de los Estados Unidos”. En su columna para el diario mexicano “La Jornada”, Almeyra aventuró: “No (hay que) descartar la complicidad, directa o por omisión, del gobierno estadounidense en ese terrorismo espectacular que le viene como anillo al dedo a Bush para hacer olvidar la ilegitimidad de su elección, para dar dinero al Pentágono para reanimar la economía, para destruir los espacios democráticos en los Estados Unidos y someter al mundo a la hegemonía de Washington poniéndolo ante la guerra como un hecho consumado”. Calificar a Almeyra de visionario tal vez sea excesivo. Pero, a juzgar por los informes que se comenzaron a filtrar desde junio pasado, algunos podrán pensar, con justa razón, que se quedó corto: A propósito de los atentados, EE.UU. lanzó se sirvió de su “guerra patriótica contra el terrorismo” para sembrar Afganistán de miles de cadáveres de inocentes, permitió que Israel tuviera las manos libres para aplastar a Palestina, extender la amenaza represiva contra todos aquellos países “sospechosos” (Siria, Libia, Irak, Corea del Norte, Irán y hasta el moribundo régimen talibán) y justificar la creación de un todopoderoso megaministerio antiterrorista, oxigenando de paso a la industria armamentista.

    OCHO MESES DESPUES...
    No habían pasado 24 horas del catastrófico 11S cuando Ari Fleischer, portavoz de la Casa Blanca, negó en redondo que George W. Bush hubiese recibido advertencias respecto de inminentes actos terroristas. Ocho meses después, el mismo vocero debió admitir que hubo advertencias bajo la forma de un informe de la CIA caratulado “Top Secret” donde señalaba la clara intención de Osama bin Laden de ordenar atentados en los EE.UU. mediante aviones. Fleischer reconoció que Bush accedió al documento -titulado “Bin Laden, determinado a golpear en EE.UU”- un mes antes de los atentados. Condoleezza Rice, Consejera para la Seguridad Nacional, añadió que el informe describía amenazas dirigidas hacia objetivos norteamericanos en el exterior. Estas declaraciones fueron desvirtuadas por el Washington Post, según el cual la CIA había indicado que tales peligros tendrían lugar dentro del territorio norteamericano. Fleischer, sin embargo, insiste en que la Casa Blanca ignoraba qué pretendía Al-Qaeda con los aviones que planeaba secuestrar...
    La revelación disparó una oleada de críticas. De la preocupación -ante la constatación de graves negligencias a cuenta de costosísmas e inoperantes agencias de seguridad estadounideses- se pasó a un estado de alarma generalizado.

    Sobran motivos, a saber:

    - Un memorándum dirigido al FBI por un agente de Phoenix (Arizona) advirtió que un número inusual de árabes se habían matriculado en varias escuelas de aviación, lanzando la hipótesis según la cual Bin Laden podría estar usándolas como centros de entrenamiento de terroristas. El memo también sugería un chequeo urgente de todos los estudiantes de los institutos de aviación procedentes del Medio Oriente.

    - Este documento nunca llegó a los investigadores del FBI de Minnesota, quienes habían ubicado a Zacarías Moussaoui, un estudiante de vuelo franco-marroquí, sospechoso de formar parte de Al-Qaeda.

    - En agosto, la CIA había alertado al FBI que dos hombres vinculados a Al-Qaeda se encontraban en territorio estadounidense. La información no fue investigada y Khalid Al-Midharn y Nawaq Alhazmzi se quedaron en San Diego hasta el 11 de septiembre, cuando participaron en el ataque contra el Pentágono.

    - Un informe preparado en 1999 por el National Intelligence Council, afiliado a la CIA, advertía que terroristas asociados a Bin Laden podrían piratear aeronaves siguiendo un escenario casi idéntico al del 11S: “Comandos suicidas pertenecientes al Batallón del Martirio de Al-Qaeda podrían lanzar aviones llenos de explosivos (C-4 y Semtex) contra el Pentágono, el cuartel general de la CIA o la Casa Blanca”, advertía el documento titulado “Sociología y Sicología del Terrorismo: ¿quién se vuelve terrorista y porqué?”. Incluía un plano de agentes de Al-Qaeda, elaborado en 1995 y descubierto en Manila en la computadora personal de Ramzi Youssef, un terrorista condenado en los EE.UU. por el atentado de 1993 al World Trade Center.

    - El informe según el cual Bin Laden secuestraría aviones estuvo en manos de Bush el 6 de agosto de 2001, es decir, un mes antes del ataque.

    El vicepresidente de los EE.UU, Dick Cheney, y el secretario de defensa, Donald Rumsfeld, argumentaron: “No existen precedentes de que un avión podría ser secuestrado para atacar objetivos”. Sin embargo, bastaba sentarse un sábado a la tarde ante el televisor para recordar a los kamikazes aéreos japoneses inmolándose contra objetivos militares durante la Segunda Guerra Mundial. Y también era suficiente un mínimo archivo periodístico de hechos recientes para saber:

    - Que en 1994, el Servicio de Inteligencia de Francia logró desviar un avión secuestrado por un terrorista algeriano que con rumbo de colisión a la Torre Eiffel,

    - Que en 1995, terroristas filipinos planearon secuestrar varios aviones estadounidenses para lanzarlo contra el edificio de la CIA en los Estados Unidos.

    LOS CONSPIRANOICOS NO ESTAN (TAN) LOCOS
    Ante la inesperada confesión de Bush, el propio New York Times coligió: “La advertencia de la CIA (a la Casa Blanca) también explica porqué los ayudantes del Sr. Bush estaban tan seguros de que el Bin Laden se encontraba detrás de los ataques casi tan pronto como sucedieron”. “Nunca tuvimos una real duda alguna”, dijo poco después de los atentados un responsable involucrado en las decisiones cruciales de la Casa Blanca, el 11 de septiembre. Intelectuales de izquierda como Ralph Shoenman o James Petras habían dejado de ser “conspiranoicos perdidos” cuando se supo que el Departamento de Justicia había negado a los agentes del FBI el mandato que solicitaban para revisar el material informático del sospechoso Zacarías Moussaoui: luego de los atentados, hallaron en su computadora datos directamente vinculados con los ataques.
    En la línea de los argumentos de Shoenman, las comisiones investigadoras comienzan a examinar a petroleras norteamericanas asociadas a la familia Bush, quienes tenían mucho para ganar si se apoderaban del acceso, a través de Afganistán, al petróleo de Kazajstán: ExxonMobil, Texaco, Unocal, BP Amoco, Shell y la tristemente célebre Enron invirtieron miles de millones de dólares en Kazajstán para extaer petróleo en esa región. Estas compañías -incapaces de llegar a un acuerdo con el régimen taliban- necesitaban imperiosamente un cambio de gobierno.

    ALGO HUELE A PODRIDO EN EL CAPITOLIO
    Esa negra trama de intereses económicos domésticos está en embullición y el hervor comienza a destapar una olla nauseabunda. Comenzaron, por ejemplo, a aflorar las sospechosas oscilaciones de la bolsa de valores registradas seis días antes y el mismo día del ataque con las acciones de la líneas aéreas norteamericanas United Airlines, American Airlines, KLM y Royal Dutch. Un movimiento que habría arrojado ganancias de hasta 15 mil millones de dólares. La Comisión de Control de Operaciones Bursátiles de Chicago -por citar otro ejemplo-, encontró que la mayor parte de las transacciones se gestionaron en el Deutsche Bank y su sucursal estadounidense de inversiones Alex Brown. Curiosamente, en noviembre de 2001 -justo cuando esta comisión, la máxima reguladora y controladora de opciones de venta y compra de acciones, se aprestaba a dar los nombres involucrados- renunció a la investigación.
    El 17 diciembre, el Institute for Counter Terrorism (ICT) de Haerzlia, Israel, publicó un informe titulado “El martes negro: la operación sucia más grande del mundo en la historia de la bolsa de valores”. Don Radlauer, autor del trabajo, escribió: “Las opciones de venta de las acciones de American Airlines, un día antes del ataque, subieron a seis mil por ciento, y las opciones de United entre el seis y el nueve de setiembre, subieron al nueve por ciento.” Este salto jamás había sucedido. Es más: “En el lapso en que la primera Torre recibió el impacto y la caída de la segunda -continúa Radlauer-, se registraron transacciones ilegales por cien millones de dólares.” Si una investigación judicial independiente confirma estas observaciones, será legítimo sospechar que un grupo de especuladores internos sabía que los atentados contra las Torres iban a producirse y que, como mínimo, estaban relacionadas con los autores del ataque.
    ¿Conspiración demócrata, rumores infundados o verdad escandalosa? Aún nadie lo sabe. Lo cierto es que George W. Bush había comenzado a perder la aureola de inmunidad que había conquistado tras el espaldarazo que recibió al prometer Justicia Infinita (“están con nosotros o están con los terroristas”), en una poco veces vista maníquea mezcla de patrioterismo y fanatismo religioso, ante el pueblo norteamericano. No pocos creen ver la sombra de un “Twin Towers Gate” a la vuelta de la Casa Blanca. El tiempo dirá.

     
  • At 6:39 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Guauuuuuu!!!

    Estos neocones no saben ya que inventar, o piensan que las personas no tenemos memoria?

    Si supuestamente... Khalid Sheikh Mohammed, confesó ser responsable de la operación del 11/9, entonces qué fue lo que hizo Osama bin Laden y compañía?

    Por cierto a estas alturas han coseguido a Osama bin Laden?...

     
  • At 9:44 p. m., Blogger Angel said…

    ¿Será? Lo que hacen con este tipo es hasta para reírse, todo parecería una broma ¿no?, los norteamericanos creen que todo el mundo les cree y que sus juicios en la ileglal Guantánamo ¿son creíbles? ¿Puede alquien creer en un juicio cuyos acusados no tienen la oportunidad jurídica de defenderse?

    Seguramente ha de haber sido torturado para admitir su culpabilidad, puesto que si en las cámaras se muestran terribles imágenes de bárbaros actos de impunidda torturadora ¿qué harán tras los muros inflanqueables de la ilegal cárcel de Guantánamo?

    Te felicito pot tu blog, hay que seguir hablando y exponiendo que el 11 S es una mentira y que Estados Unidos y su política exterior es el terrorismo a su máxima expresión

     
  • At 9:31 p. m., Blogger Sergio Lopez said…

    Osama que consiguio?, un paradisiaco recorrido pintoresco y campirano por las fastuosas y maravillosas montañas de Afganistan, como parte de sus vacaciones indefinidas.

    La verdad quien sabe, ha de estar vendiendo hot dogs en alguna callesita de Los Angeles California.

     
  • At 3:47 p. m., Blogger Reva Doiss said…

    Estimado amigo de Paren el Ruido.

    No sé si hayas tenido la oportunidad de darte una vuelta por nuestra página el SextoPiso (http://www.elsextopiso.com) es un proyecto que estamos iniciando unos amigos y yo, independientemente de mi blog La Silla al que a lo mejor ya has tenido la amabilidad de visitarme. Si no, aprovecho también para invitarte.

    Esta página de SextoPiso es sobre política en México, pero también intentamos abarcar otros temas como cuentos y demás.

    El problema que hemos tenido para darnos a conocer es que nuestra plataforma es Flash, por lo que no podemos (o no hemos sabido cómo) estarnos actualizando en blogsmexico, bitacoras, blogalaxia, etc.

    Por eso se me ha ocurrido molestarte para ver si puedes ayudarnos poniendo un botón en tu blog siempre y cuando te guste el proyecto, por eso te invito primero a visitarnos.

    Claro que si por cualquier razón no quieres o no puedes, no hay problema y seguimos compartiendo puntos de vista desde la Silla (http://lasillaquevuela.blogspot.com) y desde aquí.

    El código html no lo puedo poner aquí directamente por lo que te pediré si estás interesado me hagas llegar un mail a ram250998@gmail.com para yo enviártelo de ese modo.

    Saludos!

     
  • At 3:09 p. m., Anonymous Anónimo said…

    muchisima gente estamos pendientes de los articulos que se escriben en este blog, asi que esperamos que no se deje pasar tanto riempo para publicar algun articulo.

     
  • At 11:36 a. m., Anonymous Anónimo said…

    Don calladito, esta vd bien?

    ya hace mucho que no postea ... a ver si le han "parado el ruido" a vd.

    un saludo

     
  • At 12:54 a. m., Anonymous Anónimo said…

    la verdad ya estoy muy preocupado por usted don calladito, ya ha pasado mucho tiempo y nada que da señales de vida...espero que este bien y simplemente este muy ocupado..saludos SAR

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home