Paren el Ruido

Un intento por escuchar el susurro de la verdad detrás del ruido de la mentira y la fantasía

jueves, junio 08, 2006

Hynek

Hace tres semanas un amable lector se tomó la molestia de dejar el siguiente comentario en un post relativo al fenómeno OVNI:

16-May-2006 03:32 CET

Encontrada esta página y leido muchos comentarios es interesante y divertido como preocupante encontrar comentarios que denotan cierta y a veces marcada ausencia de definición entre lo real y la ficción , anteponen creencias a la realidad (y no hablo de FE en Dios que es otro tema y muy seria). Se realizan Construcciones sobre supuestos imaginarios y sobre ellos imaginan nuevamente hasta extremos tan novelescos como el amigo que cree haberse elevado no se cuantos metros con un aparato antigravedad, otros que los USA Boys tengan en el area 51 sucursar la Tierra increibles aparatos Secretos antigravedad que no muestran al mundo porque es secretisimo militar y tan secreto que no lo usa nadie , ni ellos por tal vez miedo a que su uso aumente el precio de la antielectricidad que se necesita o porque el extraterrestre que tienen atrapado comiendo hamurguesas desde hace mas de 50 años está encaprichado desde entonces y no les deja usar su juguetito antigravitatorio. .........
y que le va hacer .... la gente en algo se tiene que divertir y eso está bien si los divierte a todos .. pero que no se transforme en creencias y pseudocertezas porque sería un tema con rozamiento en partículas tan peligrosas como las obsesivas y requerirían de un científico, que mas que un fisico nuclear sería un Psiquiatra con experiencia mas en anti-realidad que en antigravedad.


En lugar de contestarle, prefiero citar las palabras del Dr. J. Allen Hynek ante las Naciones Unidas del 27 de noviembre de 1978, mismas que tomo de acá, y dejar que los lectores saquen sus propias conclusiones:

Sr. Secretario, existe hoy un fenómeno a nivel mundial... en efecto, si no fuera mundial no estaría dirigiéndome a usted y a estos representantes de muchas partes del mundo. Existe un fenómeno global cuyo alcance y enfoque no es generalmente reconocido. Es un fenómeno tan extraño y foráneo a nuestro modo de pensamiento terrestre diario que frecuentemente se encuentra con ridículo y desdén por personas y organizaciones que no están familiarizadas con los hechos. (...)

Me refiero, por supuesto, al fenómeno de los OVNIs... Objetos Voladores No Identificados... que quisiera definir aquí simplemente como "cualquier avistamiento aéreo o desde la superficie, o registro instrumental (ej., radar, fotografía, etc.) que permanece inexplicado por métodos convencionales incluso después de examinación competente por personas calificadas.

Usted notará, Sr. Secretario, que esta definición no dice nada acerca de pequeños hombres verdes del espacio exterior, o manifestaciones de reinos espirituales, o variadas manifestaciones psíquicas. Simplemente indica una definición operativa. Un error cardinal, y una fuente de gran confusión, ha sido la casi universal sustitución de una interpretación del fenómeno OVNI por el fenómeno mismo.

Esto es parecido a haber interpretado la Aurora Boreal como comunicaciones con ángeles antes de entender la física del viento solar.

Sin embargo, en la mente popular el fenómeno OVNI es asociado con el concepto de inteligencia extraterrestre y esto podría resultar correcto en cierto contexto. (...)

Tenemos en registro muchas decenas de miles de reportes OVNI... incluyen relatos extremadamente intrigantes y provocativos de eventos extraños experimentados por personas de gran reputación... eventos que bien pueden señalar la necesidad de un cambio en algunos de estos conceptos.
(...)
Sr. Secretario, cualquier fenómeno que toca las vidas de tantas personas, y que genera preguntas e incluso temor entre ellos, es por lo tanto no sólo de importancia e interés científico potencial sino también de importancia sociológica y política, especialmente debido a que conlleva muchas implicaciones de la existencia de inteligencia aparte a la nuestra. (...)

Hablando por mi mismo como astrónomo, y creo que también por muchos de mis colegas, ya no hay duda en mi mente acerca de la importancia del tema. (...)

Sr. Secretario, yo no siempre he sido de la opinión de que los OVNIs eran dignos de estudio científico serio. Comencé my trabajo como un Consultor Científico para la Fuerza Aérea de E.U. como un escéptico abierto, con la firme creencia de que estamos tratando con una aberración mental y una molestia pública. Sólo al enfrentar hechos y datos testarudos similares a los estudiadios por la comisión francesa... me he visto forzado a cambiar mi opinión. (...)

El fenómeno OVNI, según ha sido estudiadio por mis colegas y por mi mismo, indica la acción de una forma de inteligencia... pero de dónde proviene esa inteligencia, si realmente es extraterrestre, o si indica una realidad superiore que aún no ha sido reconocida por la ciencia, o incluso si es de algún modo u otro una manifestación psíquica de nuestra propia inteligencia, es la pregunta. Buscamos su ayuda, Sr. Secretario, en asistir a los científicos, y particularmente aquellos que ya se encuentran asociados con las muchas organizaciones investigativas formales e informales alrededor del mundo, proveyéndoles de un procedimiento de apoyo para su trabajo global...


El Dr. Hynek también presentó un artículo ante la 13a Reunión de Ciencias Aeroespaciales de la AIAA en Pasadena, California, en enero de 1975, titulado "El cuadro emergente del problema OVNI", en el que dice:

... Sabemos que no podemos encontrar una solución trivial al problema, es decir, una solución de sentido común de que el fenómeno es o enteramente una cuestión de identificación errónea, alucinaciones, y fraudes, o un fenómeno natural conocido, ej., de naturaleza metereológica. Sabemos que existe un grupo de reportes OVNI de alta extrañeza y alta credibilidad de los testigos para el cual nadie - y hago énfasis - nadie, ha sido capaz de darle una explicación viable. Pero los Isaac Asimovs (que creen que los reportes no son dignos de examinación) y los científicos entrenados, así como un gran segmento del público, no saben esto. Y no podemos esperar que lo sepan a menos que les presentemos datos apropiadamente, y por tanto proveamos motivación para estudiar el tema. Quienes hemos trabajado en el campo OVNI estamos de cierto modo en la posición de Einstein que escribió a Arnold Sommerfeld en respuesta al escepticismo de Sommerfeld ante su Teoría General de la Relatividad:

"Aceptará la Teoría General de la Relatividad cuando la haya estudiado. Por tanto no voy a emitir ninguna palabra en su defensa."

La defensa emocional del fenómeno OVNI no tiene caso; los hechos, presentados apropiadamente, deben hablar por si mismos.

Con el nivel de ruido tan alto, y con la interpretación popular de los OVNIs como visitantes del espacio exterior en lugar de simplemente lo que indican sus iniciales, Objetos Voladores No Identificados - un fenómeno no identificado cuyo origen no conocemos - es muy difícil para uno estar motivado a estudiar el tema.

El ruido en el problema OVNI es doble. Existe el ruido obvio, y también el ruido más "sofisticado", que podría incluso ser parte de la señal. El ruido obvio es similar al que es bien conocido por cualquier científico. Un astrónomo reconoce el ruido de errores de la observación, de errores instrumentales, o los introducidos por distorción atmosférica, por estadísticas de fotones, etc.

En nuestro problema el ruido es del mismo modo de errores de observación (aunque en un grado mucho mayor), pero también ver lo que uno desea, sustitución o interpretación deliberada de un evento por el evento mismo, como, "Vi una nave espacial anoche" en lugar de "Vi una luz en el cielo anoche", y el ruido totalmente foráneo de imaginaciones desequilibradas de los fanáticos seudo-religiosos que propagan historias sin fundamente y que aceptan sin crítica cualquier y toda cosa que apela a sus imaginaciones torcidas. (...)

La pregunta de su el fenómeno OVNI es una manifestación de algún tipo de inteligencia, ya sea extraterreste, "meta-terrestre", o en efecto algún aspecto de nosotros mismos, es crítica.

Ciertamente, en aquellos encuentros cercanos en los que criaturas u ocupantes, ostentivamente los pilotos de la nave, se reportan, el comportamiento inteligente de algún tipo parece obvio. Incluso si los ocupantes son robots, una inteligencia más allá se implica. La respuesta casi universalmente reportada ante la detección de estos ocupanes es una parte importante del cuadro; se reporta que al ser detectadas las criaturas desaparecen rápidamente o despegan. Excepto en ciertos casos, no parece haber ningún deseo de involucramiento con la raza humana. (...)

Dados los elementos del cuadro actual del fenómeno OVNI, es claro que cualquier hipótesis viable que concuerde satisfactoriamente con estos elementos del cuadro será, de acuerdo a nuestros puntos de vista presentes, "extrema".

Han habido otros momentos en la historia de la ciencia en que han sido necesarios radicales alejamientos de conceptos clásicos. Ya que nuevas hipótesis deben de algún modo utilizar el conocimiento actual como un punto de partida, resulta grave pensar que el espacio entre el punto de partida de lo conocido y la hipótesis OVNI viable pudiera ser tan grande como para prevenir la formulación de una hipótesis aceptable en el presente.

Por tanto, por ejemplo, apenas hace un siglo, un periodo inconsecuente en la historia total, las mejores mentes científicas no hubieran podido contemplar los procesos nucleares de los que ahora tenemos certeza que ocurren en la profundidad del interior de las estrellas. La pregunta de la producción de energía en el sol capaz de mantener el prodigioso flujo de energía por cientos de millones de años - un periodo de tiempo que la historia fósil de millones de años demanda - simplemente no era solucionable por ninguna hipótesis concevible por los científicos de hace un siglo.

Es, en efecto, un reto serio considerar que la totalidad del fenómeno OVNI pudiera ser sólo la punta del témpano de hielo en el señalamiento de un área completamente nueva de conocimiento de la naturaleza hasta ahora completamente inexplorada, tan inexplorada e inimaginado como los procesos nucleares lo hubieran sido hace cien años.


Como saben, yo tengo mi hipótesis preferida acerca del fenómeno OVNI, que he procurado explicar brevemente y de modo general en los posts que se encuentran a la derecha bajo el título "Sobre el Predador..." En este momento no quiero repasar esa hipótesis. El punto de este mensaje es simplemente señalar que estudiar la cuestión OVNI con actitud científica, y considerándolo como algo que no se limita a explicaciones convencionales (porque la evidencia muestra que no puede ser explicado convencionalmente) es perfectamente razonable y válido, como lo sabe cualquiera que se haya tomado el tiempo de informarse un poco sobre el tema.

Pero si no nos informamos, naturalmente pensaremos que se trata de mitos y ficciones sin fundamento.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home