Paren el Ruido

Un intento por escuchar el susurro de la verdad detrás del ruido de la mentira y la fantasía

viernes, octubre 07, 2005

"Otro día aburrido" en el País de las Maravillas

Ayer llamó mi atención la siguiente noticia:

Avistadores de OVNIs cuentan relatos de lo extraterrestre
5 de octubre, 2005

Por Jude Webber

LIMA, Perú (Reuters) - Un instante Jonathan Reed estaba paseando con su perro labrador en un bosque en Seattle. Al siguente, su mascota había sido despedazada por un "gris" - un ser extraterrestre con una cabeza elongada, oliendo a fruta podrida.

¿Una escena de una película de ciencia ficción? No, dice Reed, un ex psicólogo de desarrollo infantil que dice que llevó al extraterrestre a su casa y vivió con él por nueve días en que se comunicó telepáticamente y era capaz de sacar pensamientos de su mente.

Reed y otros - incluyendo el uruguayo Rafael Ulloa que dice que extraterrestres en naves se llevaron a gente de las torres gemelas de Nueva York en los ataques del 11 de septiembre de 2001 - se reúnen en Lima esta semana para un congreso extraterrestre mundial.

Perú siempre ha sido una Meca para místicos y han habido abundantes reportes de platillos voladores, especialmente sobre el poblado sureño de Chilca. Algunos locales creen que extraterrestres dieron poderes especiales curativos y de fertilidad a fuentes de lodo ahí.

El congreso, organizado por el grupo Alfa y Omega que cree que una flota de OVNIs llegará a la tierra al fin del mundo y Cristo podría utilizar uno para su segunda venida, entre octubre 6-9 vertirá fotos y películas granuladas de destellos brillantes y siluetas atemorizantes que dicen señalan a formas de vida extraterrestres.

Yo personalmente encuentro muy equivocada la idea de que los OVNIs vayan a venir a salvarnos del mismo modo en que lo haría Cristo, o de que los ETs nos regalen poderes curativos como buenos "hermanos del espacio". Lo más probable es que nos tengan en tanta estima como nosotros estimamos a los pollos y a las vacas: como a una propiedad explotable. Pero eso no es de lo que quiero hablar hoy. El artículo continúa:

El Teniente Coronel Donald Ware, retirado de la Fuerza Aérea de E.U., 69, dijo en conferencia de prensa el martes que su primer contacto con extraterrestres fue en 1953, cuando vio a siete naves espaciales volando sobre Washington, D.C.

No vio ninguna señal de vida extraterrestre durante su servicio, pero dijo que había visto naves extraterrestres ocho veces desde que se retiró en 1982.

DETECTANDO A LOS VISITANTES

Ver no es siempre creer. Wendelle Stevens, un coronel retirado de la Fuerza Aérea de E.U., dijo que creía en extraterrestres después de haber investigado 100 casos, a pesar de nunca haber visto ninguno él mismo.

Stevens, de quien se piensa que posee el archivo de fotografías más grande de supuestos OVNIs en el mundo, dice que trabajó de 1947-49 en Alaska con aviones B-29 equipados con instrumentos científicos especiales para "detectar a los visitantes".

"Visitantes". Qué lindo y agradable término. Pero por el modo en que se comportan la mayoría de estos "visitantes", yo más bien los llamaría predadores o invasores. PERO no es eso de lo que quiero hablar hoy.

Su trabajo ahí había comenzado el año en que algunos creen que el Ejército de E.U. ocultó dos supuestos choques de naves extraterrestres en un mes. La Fuerza Aérea niega la historia.

Stevens, quien dijo que no creía en extraterrestres antes de su trabajo, dijo que era su labor entrevistar a las tripulaciones de los B-29s y recordó cómo "el espectro de la frecuencia de radio se volvió completamente loco... y la temperatura en el avión se incrementó. (La tripulación) miró y había un disco al lado," dijo.

Dijo que la tripulación tomó fotografías con cuatro tipos diferentes de cámaras, pero los militares suprimieron las fotos. [...]

Lo que quiero plantear es lo siguiente: si una anomalía ocurre, y si siempre han ocurrido estas anomalías en y alrededor de nuestro planeta, ¿por qué no se habla de ello? ¿No sería natural que los hombres y mujeres de la ciencia y del gobierno se lanzaran a la investigación en nombre del conocimiento, la razón, y el beneficio de la humanidad? Pero no; gobernantes y científicos, en complicidad con los medios de comunicación, se dedican a ridiculizar y negar cualquier tratamiento del tema, de modo que la simple pregunta "¿qué son los OVNIs?" ni siquiera puede plantearse. Aunque es muy posible que en secreto sí realicen las indagaciones adecuadas y tengan la información que tan descaradamente niegan al rebaño.

Richard Dolan compara esta esquizofrénica situación social con "El País de las Maravillas". Este excelente autor escribe:

A menos que conscientemente busques tales noticias, nunca sabrías que los OVNIs continúan siendo vistos por la gente cada día, alrededor del mundo.

La diferencia entre la realidad del fenómeno, y cómo es ignorada, me recuerda de lo que Alicia experimentó cuando saltó por la guarida del conejo hacia El País de las Maravillas. Pero el giro en nuestra sociedad es que la realidad de la experiencia OVNI es parte del mundo normal y derecho, mientras que la cobertura de los medios populares es parte del País de las Maravillas.

En efecto, nuestros medios masivos se han vuelto tan incompetentes y de plano sucios, nuestros líderes políticos y corporativos tales mentirosos egoístas, y nuestra cultura común tan escapista y vacía de la cabeza, que creo que "País de las Maravillas" describe esta torcida realidad bastante bien.

Irónico que los OVNIs sean considerados como "extraños" por la cultura oficial del País de las Maravillas. Pero luego, tal vez no tan irónico.

Es sorprendente cuando reflexiono sobre esto. En mi vida personal, fuera de mi mundo "ufológico", probablemente he hablado con unas 120 o 150 personas que han compartido sus experiencias OVNI personales conmigo. Básicamente, se enteran de que escribo sobre el tema y pronto me confían algo que a menudo no han dicho ni siquiera a sus amigos cercanos - a veces ni siquiera a sus cónyuges.

[...]

[Una] persona que conozco - alguien que es una celebridad más bien conocida en la parte oeste del estado de Nueva York - tuvo un avistamiento OVNI en mayo de 1980, justo fuera de Syracuse. Era la tarde de un día soleado. Conduciendo con una amiga, en el pequeño pueblo de Manlius, esta persona le preguntó a su acompañante si podía ver el gran objeto fuera de su ventana.

Ella respondió, "Me alegra mucho que lo hayas mencionado, porque no sabía qué te iba a decir."

De acuerdo a esta persona (que tampoco reportó su avistamiento a ninguna organización), él y su compañera salieron del carro y observaron lo que describió como "sacado de una película de Steven Spielberg." Era un platillo volador clásico. Silencioso, flotando sobre los árboles, "tan grande como un campo de fútbol." Tenía luces que rotaban alrededor del perímetro - rojas, verde, y amarillas, según recordaba. El objeto no estaba haciendo nada - meramente flotando silenciosa e imposiblemente a plena luz del día.

[...] Un pequeño avión comercial voló cerca, que él dice tuvo que haber visto el objeto. Alrededor del mismo momento, un reportero de tráfico - "Ojo en el Cielo", según lo describió - estaba en la vecindad. Asumió en ese entonces que la tripulación a bordo tenía equipo de video y estaba filmando el sorprendente objeto.

Luego, alrededor de un minuto o dos después, dos aviones de combate, probablemente F-15s, zumbaron al lado de este objeto. En este punto, partió "como una bala". En lo que toma tronar los dedos, se había ido. Ningún sonido en lo absoluto.

[...]

El cierre de la historia es éste. Él estaba seguro de que esto estaría en las noticias de la televisión esa noche, y se quedó despierto hasta las 11 pm, específicamente para escuchar el muy anticipado reporte del enorme OVNI visto justo afuera de Syracuse. Pero no sólo no había ninguna historia sobre ningún OVNI, sino que le pareció como si los voceros del País de las Maravillas se esforzaran por subestimar cualquier cosa extraña. El anunciador de hecho dijo, "otro aburrido día en Syracuse."

Recuerdo las palabras del cantante y compositor Gil Scott-Heron: "La revolución no será televisada."

En el País de las Maravillas, la realidad está cabeza abajo. Vivir en este mundo es como vivir en un viaje de LSD sin fin, donde la "realidad" con la que se nos alimenta tiene poco o ningún parecido con las experiencias reales de la gente. En el País de las Maravillas, los OVNIs son imaginarios.

[...]


Los medios de comunicación del País de las Maravillas son el ruido que no deja escuchar el susurro de la realidad de que los seres humanos no somos el centro del Universo.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home