Paren el Ruido

Un intento por escuchar el susurro de la verdad detrás del ruido de la mentira y la fantasía

miércoles, marzo 09, 2005

Solaris

Platicando con mi amada esposa acerca de la subjetividad de la vida humana durante la cena, me acordé de Solaris. Me refiero a esa película que originalmente dirigió Tarkovsky y que hace unos tres años fue rehecha por Hollywood. Aunque me dicen que la original era mejor, yo vi la versión reciente y me gustó mucho porque me pareció una buena metáfora del dilema humano de enfrentarse a la verdad o no.

No quisiera echarles a perder la película en caso de que no la hayan visto, así que si quieren verla, mejor dejen de leer ahora, réntenla y regresen después.



Solaris es una especie de estrella-planeta alrededor del cual gira una nave espacial. La tripulación parece sufrir de alucinaciones muy reales, ya que repentinamente todos ven y hablan con familiares, amigos o parejas que han perdido. Para solucionar el problema, un psicólogo (interpretado por George Clooney en la versión nueva) aborda la nave. Pero no pasa mucho tiempo antes de que él mismo vea a su esposa muerta. Lo extraordinario del asunto es que las "alucinaciones" son vistas por todos por igual. Son entidades materiales con vida propia; aparentemente proyecciones de Solaris para manipular a la gente dentro de la nave.

Y más extraordinario todavía (y esto es lo interesante) es que incluso cuando el psicólogo se da cuenta de que su esposa no es real (y ella misma lo admite), el dolor de eliminarla o dejarla atrás es tan intenso que prefiere seguir con la ilusión.


****************

Gurdjieff decía que los seres humanos estamos dormidos y soñando. Que sólo un gran esfuerzo de trabajo esotérico, objetividad y amor por la verdad nos puede hacer despertar; pero que esto es increíblemente difícil, porque tan pronto comenzamos a tener un vistazo de la realidad, volvemos a dormir y soñamos con que hemos despertado.

¿Cuáles son esos sueños que tienen presa a la raza humana? Yo diría que muchos son específicos de cada individuo, pero que hay bastantes que son comunes a todos. Por ejemplo, todos soñamos que somos especiales. Soñamos que no vamos a morir; al menos no hoy ni mañana. Soñamos que somos individuos, siendo que si volteamos a nuestro mundo interno no vemos a uno, sino a muchos "Yo". (De acuerdo a la Tradición de la cual habla Boris Mouravieff en su libro Gnosis, la meta del trabajo esotérico es encontrar el verdadero Yo inmutable, el alma con la cual hemos perdido contacto. Los tres volúmenes de Gnosis los pueden encontrar aquí.) Soñamos que estamos en la cumbre de la cadena alimenticia (¡y eso es un sueño!); soñamos que lo externo (personas o bienes materiales) van a llenar el hueco que sentimos por dentro; soñamos que el sexo es amor, que el amor es debilidad, que el entretenimiento es vital y que tener equivale a ser; soñamos que la democracia existe, que nuestros líderes buscan siempre nuestro bienestar, y que si la Iglesia promete el Cielo a cambio de misas los domingos entonces lo obtendremos.

O como lo explicó Gurdjieff en el cuento del mago maligno y las ovejas,

Hipnotizó a sus ovejas y les hizo creer primero que nada que eran inmortales y que no se les estaba haciendo ningún daño cuando les quitaban la piel, que, al contrario, sería muy bueno para ellas e incluso placentero; en segundo lugar les hizo creer que el mago era un buen amo que amaba a su rebaño tanto que estaba listo para hacer cualquier cosa en el mundo por él; y en tercer lugar les hizo creer que si algo les fuera a ocurrir no les iba a pasar en ese momento, en cualquier caso no ese día, y por lo tanto no tenían necesidad de pensar acerca de ello. El mago incluso les hizo creer que eran leones, a otros que eran águilas, a otros que eran hombres, y a otros que eran magos.


Solaris nos tiene soñando. ¿Seremos capaces de despertar?


5 Comments:

  • At 9:29 a. m., Blogger Jesús González said…

    Gracias amigo, gracias. He pensado muchas cosas con respecto a tu texto, pero creo que todas confluyen en una sola cosa: si la esperanza es amor, si el amor depierta, y si al despertar estamos más cerca de la verdad, creo que estamos del otro lado... o por lo menos es un buen pretexto para reiniciar las cosas...

     
  • At 12:31 p. m., Blogger Don Calladito said…

    Es curioso Chuy. Justo hoy en la mañana estaba pensando acerca de este dilema, y se me ocurrió que en la fantasía el amor es imposible. Porque ¿acaso amar no es conocer, respetar y aceptar al otro tal y como es?

    Tal vez suene extraño, pero en el caso de Solaris creo que el amor verdadero (amor objetivo, diría Mouravieff) requería que el psicólogo amara a su esposa como era: una persona muerta; y no como él hubiera querido que fuera: viva y a su lado. Porque ¿no era por su propio beneficio que la quería viva y con él?

    ¡Qué rudo! Si así es el amor objetivo entonces me falta mucho para ejercerlo correctamente. Pero trateré.

     
  • At 8:11 a. m., Anonymous Anónimo said…

    No sé si despues de tanto tiempo sigas al tanto de los comentarios de este artículo. No importa demasiado si no es asi...
    Me recuerda conclusiones que he tenido a veces cuando veo que deshacer la ilusión de esta vida es casi imposible.
    Esta estancia en el 3D es nuestra droga y no estamos preparados para dejarla, es cierto, pero hay experiencias que nos hacen rozar otros mundos, como el consumo de la ayahuasca... sabes algo de esta hierba?
    art

     
  • At 11:32 a. m., Blogger Don Calladito said…

    art escribió: "¿sabes algo de esta hierba?"

    Hola art. Casi nada. Sólo sé lo que me han contado y lo que he leido de esa y otras drogas.

    Me han dicho que es posible que algunas drogas tengan utilidad en momentos clave. Pero yo pienso que la labor de despertar espiritualmente es completamente independiente de ellas.

    Ahora me viene a la mente la generación "hippie" de los 60s que buscaba apertura espiritual por medio de las drogas, y muchísimos acabaron mal, o avanzaron nada. O sea que también puede ser peligroso, ¿no crees?

    ¿Pero yo qué sé? Como dije arriba, no sé nada aparte de lo poco que me han contado y he leido.

     
  • At 5:22 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Hace unos días volvió de costa rica una amiga. Allá se reunió con unos terapeutas de regresiones y entre ellos se encontraba un chamás de colombia. El les ofreció una sesión de ayahuasca.. fue curiosa la sincronía ya que un día antes en la página de D. Icke estaba leyendo sus experiencias con esta hierba.

    El caso es que lo que mi amiga me contó era exactamente el mismo proceso físico que el que explica Icke. Mareos, vómitos violentos y despues una serenidad y contacto con "maestros espirituales".

    Ella está igual de guapa y simpática que siempre... más morenita por el sol, jeje

    la seguiré observando.

    Ah, se me olvidaba comentarte que a veces, solo a veces, creo que necesitamos de flotadores para aprender a nadar.

    un abrazo

    art

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home